El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

sábado, 18 de abril de 2015

El último año de mi vida-(La novela)-Capítulo 20

Una vez que tenia el lienzo en casa ahora había que pensar en hacer algo que fuese más bonito o llamativo, que el propio lienzo en blanco, o al menos intentarlo.Ya de por si esta opción limitaba mucho las posibilidades de pincelada. Así que opte por dibujar con tinta sobre el, en lugar de usar oleo.Busque información sobre pintura al oleo en una vieja enciclopedia donde hablaba de las capas de pintura. Más tarde en mi vida acabaría acatando, en cierta medida esta forma de trabajo por ser la más estandarizada en cuanto a exposiciones o trabajos,pero no me gustaba nada.No me gustaba nada porque había que dar tres capas y eso significaba que con cada nueva capa la anterior se perdería.
Me daba rabia haberme esforzado por hacer una primera capa lo más parecida al bodegón y tener que cubrirla luego después de una segunda,dejando inutilizada esta primera. Además tampoco podías hacer el chapuzas pintando cualquier cosa en la primera capa,que llevaba mucho aguarrás, cualquier otra cosa para salir del paso, en la segunda capa;que llevaba un poquito menos de aguarrás y finalmente dedicarte por entero a la tercera. Porque el oleo tenia que ir absolviendo y asentando la pintura para que quedase bien, era necesario este método de trabajo tan minucioso.
En la tela iba a pintar a Joaquín trabajando la madera en una calle oscura y alrededor de el más Joaquines haciendo distintas actividades. La idea de multiplicar la figura de Joaquín, surgió al pensar recargar el cuadro y no centrarlo en una única figura haciéndolo más minimalista
Es una de las estampas que se me quedo marcada de "El jardín de las delicias" la cantidad de detalles que tenia y que no centraba su obra en una única figura. Supongo que la visualización del cuadro me llevó a tomar esa decisión. Y quería pintar también humo y niebla.
Cuando pasaba tardes con mi padre en la habitación de estudios y el fumaba me fascinaba las formas que describía el humo  .Se impregnaba el olor en la tela, pero no su forma. lo cual era bastante desagradable ¡Qué difícil resultaba pintar cosas transparentes!
Eso fue un martirio, cuando semanas después ya tenia la figuración completa de los personajes del cuadro dibujada a lápiz, pensar como iba a conseguir imitar el efecto del vaho.
Mi padre tenia varios libros de distintas temáticas dentro de las estanterías de la habitación donde escuchábamos jazz. De todo tipo: Historia del arte, Árboles y hojas, Cuerpo humano,etc...
Los ojeaba por las tarde en busca de como dar forma a aquellos humos callejeros que había imaginado en mi obra. En el tercer libro que ojeaba de historia del arte, empezaron a aparecer obras de carácter contemporáneo donde se reflejaban algunos elementos incoloros,como el agua, dibujados.
Pero eso estaba a años luz de mi edad,mis posibilidades y mi técnica;así que, se me ocurrió una idea.Una tarde cubrí el cuadro con papel film, le pedí a mi padre que encendiese un cigarro y y lo fuese soplando  mientras hacía algún agujero en el papel lo arrugaba con el fin de que quedase la forma del humo dentro
del molde que se había formado.Bueno, no salió exactamente como tenía pensado. Pero daba el pego.El problema estaba que al entintar el cuadro quedarían las figuras superpuestas por la carga de la tinta. Así que decidí quedarlo en lápiz y trabajar los detalles con el. Luego aplique una laca para fijarlo.Esto me llevó
cerca de un mes.Aunque,no pensé en otra cosa por entonces.Era mi primer lienzo y en cuanto tenía un poquito de tiempo libre pensaba en lo que iba a hacer. Pasó cerca de una semana más, hasta que encontramos una tarde para poder llevárselo a Joaquín al taller. Quería regalárselo dejarlo allí,incluso pensé- Quizás con el paso del tiempo, el humo y serrín, ayuden a empastar la niebla desdibujada en el paisaje del cuadro.Pero no fue así.Con el paso del tiempo y con las visitas el humo comenzó a desaparecer, y el lápiz comenzó a borrarse.
Todo se acababa disipando, pensé en la fragilidad de las cosas, y años más tarde decidí restaurarlo con oleo,quizás por que no quedaba otra opción. Las cosas se disuelven si no tienen un tratado constante, puedes ver las señales pero no la historia que en ellas se cuentan. Me pareció frustrante la opción de resignarse.


Texto: El Hombre Percha
Próximo sábado: Nuevo capitulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada